ENVÍOS 24/48 HORAS GRATIS A PARTIR DE 39 €

Taller «A flor de piel»

mama y bebe jugandoEs verdad que últimamente no escribimos mucho en el blog, pero que os vamos a contar, final de curso, veranito, ahora con los peques en casa. Pero hoy, me he sentado, para haceros una entradita sobre los talleres sensoriales para bebes, os voy a relatar un poquito sobre los de la semana pasada, «a flor de piel».

En este taller pusimos al alcance de los bebes, todo aquello que tenga que ver con el sentido del tacto, se lo íbamos ofreciendo de forma organizada y secuencial. En primer lugar, después de nuestra canción de saludo y presentación, entre todos, montamos un circuito de psicomotricidad de tacto, para ello utilizamos, estropajos, alfombras, alfombrilla de ducha al revés, papel de burbuja, saquitos de legumbres, todo esto para pasar por encima gateando o andando, para los que no gatean, pues se lo ofrecíamos tumbados en el suelo o se lo acercábamos a la mano.

Tras recoger el circuito entre todos, en un bol inmenso había una gigantesca bola de masa de pizza, estaba súper blandita, hundían sus manos, sus pies, hacían bolas, las estiraban amasaban y también se las pegamos en el cristal para que se tuvieran que estirar a alcanzarlas, alguno la probó pero no le gustó mucho, ponían cara de asco, bueno algún glotoncillo se que se la comió como si nada.

A continuación ofrecí una caja sorpresa, que escondía harina, al principio la miraban con cara rara, enterré diferentes objetos en ella y pronto se animaron a introducir primero sus deditos, después sus manos enteras y alguno también se metió dentro, como os podéis imaginar acabo toda la harina esparcida por el suelo.

Retiramos los excesos de harina que había por toda la clase, a los mayorcitos les decíamos que saltaran y era muy gracioso porque en cada salto salía una nube de harina.

Como actividad final antes del relax les puse en el suelo una caja con hielos, se quedaron boquiabiertos!!!. No se atrevían a tocarlo uno metió el dedo y lo sacó asustado, hasta que de repente después de un rato de observación se atrevieron a cogerlos, unos se reían otros los chupaban, las mamas y papas se los pasaban por todo el cuerpo para que experimentaran esa sensación. Otro momento divertido, fue cuando estaban los hielos esparcidos por el suelo y no los podían coger, alguno hasta se enfado.

El momento final fue de relajación con plumas, la vedad que con la luz bajita con música y como estaban tan agotados fue muy placentero.

La semana próxima sacaré otro ratín para contaros como están yendo los talleres de esta semana «pequeños artista» os podéis imaginar, pintura, brochas, pinceles, esponjas…. ahí si que me esta tocando empapelar todo, para que no haya daños colaterales, ja ja.

Besos a todos!!!

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados