ENVÍOS 24/48 HORAS GRATIS A PARTIR DE 39 €

Fotógrafa y madre

Como ya os anuncíé por redes sociales vamos a empezar colaboraciones con madres emprendedoras. La inauguramos con Beatriz, una de nosotras que le apasiona su trabajo y ello se refleja directamente en él. A día de hoy para mi es referencia en fotografía de embarazadas y recién nacido. Podeis visitar su web Materniland by Beatriz del Campo y entenderéis mis palabras

Beatriz del Campo, fotógrafa y mamá

De niña siempre soñé con formar una familia pero al mismo tiempo me imaginaba ser una intrépida periodista o una escritora de éxito…

En el colegio, en el instituto, incluso en la universidad… nunca escuché decir a nadie que cuando eres madre tienes que elegir entre ser una mamá de éxito ausente o una mamá dedicada a sus retoños renunciando a su carrera profesional…

Cuando me encontré de cara con el mundo laboral, descubrí la cruda y dura realidad de la mujer trabajadora.

Entonces era una jovencita recién licenciada con ambición y ganas de comerme el mundo, y que no pensaba en tener hijos…  debido a lo cual sólo me enfrenté a problemas como no tener suficiente experiencia y a medida que avancé en mi carrera profesional, en cobrar menos que mis compañeros hombres.

Y después de enriquecedoras experiencias profesionales donde aprendí mucho para lo bueno y para lo malo en el sector de la publicidad y el marketing… alcancé mi mayor éxito profesional como directora de marketing y publicidad del hotel más bonito, especial y único en su especie… con un equipo humano que era más que una gran familia… fui muy feliz, aunque también lloré lo mío… y llegaron mis pequeñas… y fue fácil conciliar sorprendentemente… hasta que mi querido hotel tuvo que cerrar por motivos externos y con lleno absoluto…

Fue muy triste… pero me ocurrió en el mejor momento que podía ocurrirme, o por lo menos así lo veo yo, y lo veía entonces. Mis niñas eran bebés y tenía un presente completo para disfrutarlas.

Un año después empezó a seducirme la idea de reincorporarme al mundo laboral… con todo el miedo que ello me daba.

Y me topé de nuevo con esa cruda realidad de la mujer trabajadora y pasé de cuando me preguntaban durante el transcurso de una entrevista personal si quería tener hijos, o tenía pareja, a si tenía cargas familiares, se sabe cuando entras pero no cuando sales, etc.

Y cabreada con ese mundo, decidí no rendir cuentas a nadie más que a mi misma, y ofrecer mi experiencia laboral a empresas y autónomos trabajando sólo para mi  y por mi cuenta… y un día me convertí en mujer emprendedora, poco a poco, preparando el terreno, avanzando, formándome, ampliando mi red de contactos…

No iba mal, pero tampoco para ganar un sueldo… pero tenía libertad. Era dueña de mi tiempo, y mis hijas tenían una madre a tiempo casi completo.

Parecía que el trabajo aumentaba, y había algo más de ingresos pero no terminaba de arrancar, y sentía que no era algo que me apasionara… ya que tenía un amor del pasado que había vuelto a mi presente : La fotografía.

En esos momentos lo retomé como hobbie y me sentí rejuvenecida, volví a sentir a la estudiante universitaria que soñaba con comerse el mundo, redescubrí el poder del arte y la creatividad, y comencé a soñar de nuevo.

Tras varios cursos de formación de diferentes temáticas y especialidades, comencé a fotografiar a amigos que me confiaron momentos muy especiales de su vida… y seguí formándome, y comencé a cobrar por mis trabajos para ampliar mi equipo, y todo el mundo a mi alrededor se daba cuenta menos yo. Todos sabían que debía abandonar mi actividad en marketing digital para dedicarme plenamente a la fotografía profesional.

Necesité un tiempo de maduración, un tiempo para conseguir confianza, un tiempo para preparar mi cambio de dirección.

Y llegó el día,  y empecé con un local compartido que se convirtió en un pequeño desahogo al principio pero que a la larga fue bastante asfixiante… afortunadamente sólo fue un año, y aunque los gastos se duplicaron, la libertad se multiplicó exponencialmente.

Tengo un bonito espacio donde creo lo que hace feliz a mis clientes, donde la creatividad y la imaginación no tiene cortapisas, donde soy mi propia jefa y mis límites me los pongo yo misma.

Tengo la suerte de contar con el apoyo de mi marido que siempre me ha animado y ha creído en mi, y que siempre ha estado al pie del cañón cuando lo he necesitado. Una maravillosa familia, que aunque en la distancia, igualmente ha aplaudido cada uno de mis logros, y a mis amigas que me han prestado su hombro para llorar, sus manos para ayudar y sus opiniones para mejorar: Alex, Mónica, Inés, Carolina… Gracias amores.

Ser madre, mujer y emprendedora, y además fotógrafa creo que hace una mezcla explosiva donde cada día es una aventura. La rutina no existe en mi pequeño mundo donde además he tenido la oportunidad de conocer a otras emprendedoras de diferentes profesiones, algunas madres y otras no, algunas fotógrafas y otras no, y me han encandilado con sus experiencias y personalidad, con su forma de entender el mundo y que me han demostrado que la cooperación y colaboración entre mujeres emprendedoras sólo nos lleva al éxito y la felicidad.

He colaborado y han colaborado conmigo y nos hemos apoyado mutuamente buscando formas de cooperación para crecer juntas y  que las únicas trabas que nos encontramos en el camino no seamos nosotras mismas.

Gracias Carmen Oliva por todo tu apoyo y ayuda, gracias Silvia Criado, Páqui Cámara, Vanessa Vicedo, Cristina Tejedor, María Ramos, Veronica Mera, Maby Malena e Isabel Linares por demostrar que aunque seamos de la misma profesión no existe la competencia entre nosotras sino transparencia, ilusiones, ayuda, compañerismo y mucha diversión.

Y aunque los impuestos, gastos, facturas…. Me agobien y me estrangulen, disfruto cada día de mi trabajo con ilusión y alegría, me organizo mi tiempo y el que dedico a mis niñas, y escuchar o leer que emociono con mi trabajo y que mi humilde visión quedará en los recuerdos de muchas personas inmortalizados en fotografías hechas desde mi corazón… sólo puedo decir que ser madre emprendedora es una oportunidad para ser madre trabajadora libre y feliz.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados