ENVÍOS 24/48 HORAS GRATIS A PARTIR DE 39 €

El destete

Ultimamete me están vieniendo muchas mamás, de bebés de más de un año, contandome, que la lactancia se les está haciendo pesada, que sobretodo la lactancia nocturna, que el momento cuando su bebé les coge el pecho, les hace sentirse que no pueden más.

Bueno pues hoy aquí y para todos y todas os cuento mi experiencia:

Yo soy prolactancia total, así sin paños frios, me parece indiscutiblemente que es lo mejor para el bebé y la mamá, pero a mi, con Lucas, llegó un momento que me causaba ansiedad y esos momentos eran las noches, así que sin culpabilidades, sin etiquetas y como perra que decide que sus perrillos no le agarren más la teta, me puse un día para terminar con las tomas nocturnas, porque con casi dos años tenia perdida la cuenta de cuantas veces me cogia la teta por la noche, había veces que no me despertaba, pero cuando me despertaba pasaban por mi mente pensamientos  muy malos y eso no podia ser, así que tras contárselo a Lucas y explicárselo, decidí poner en practica mi técnica, que bauticé «técnica marmolillo», ya muchas de vosotroas la conocéis porque os la he contado mil veces, pero nunca lo habia publicado en el blog, ahí va.

El día en cuestión que decidí empezar, cada vez que iba a enganchase a la teta, me ponia boca abajo y con los brazos pegado al cuerpo para que no hubiera forma de meterse a por mi pecho, os podeis imaginar que cabreo se pillaba, lo hacia de la forma más respetuosa posible, no lo echaba de la cama, ni le hablaba mal, pero al día siguiente le explicaba que mamá no podía más y que no iba a haber más teta por la noche. La verdad muchas veces tenemos ideas erróneas, yo pensaba, que con el caracter que tiene Lucas, eso iba a ser una batalla larguísima, pues cual fue mi sorpresa que fueron 4 noches duras, después él seguía durmiendo con nosotros y ya no me buscaba para engancharse a la teta.

Esta es mi aportación al destete nocturno, la tecnica «marmolillo», quizás a alguna os sirva, yo lo que si recomiendo que si decidis hacerlo seais firmes, y si os lo proponéis que lo hagais, no andeis mareando al chiquillo o chiquilla.

También estube leyedo el libro digital de Pilar Martinez «Destetar sin lágrimas», que me gustó porque es muy sencillito y da unas pautas concretas y fáciles de aplicar.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados